Pilates para embarazadas. Descubre los ejercicios que puedes realizar durante la gestación de tu bebé

¿Qué es Pilates?

Es un método de entrenamiento que busca alcanzar el equilibrio físico y mental. Habilidades como fuerza, flexibilidad, respiración, relajación y coordinación mejorarán notablemente.

El abdomen, espalda y pelvis son las tres zonas que más se trabajan. Aquellos que lo practican logran disfrutar de una buena postura.

La complejidad de los movimientos que tienes que realizar se incrementa a medida que lo permita tu cuerpo.

Como practicar Pilates durante el embarazo

Como mencionamos anteriormente, el Método Pilates fortalece el suelo pélvico, algo más que interesante para el desarrollo de un correcto embarazo.

Durante la gestación te encuentras en situación de riesgo. Realiza Pilates bajo la supervisión de un instructor que posea experiencia con mujeres embarazadas. En consecuencia, realizarás una rutina diseñada para tu situación en particular.

Beneficios de Pilates para embarazadas

  • Ayuda a conservar la postura y disminuye los dolores de espalda gracias a la tonificación de los músculos.
  • Elimina los problemas de retención de orina, frecuentes durante el embarazo. Esto se debe al fortalecimiento del suelo pélvico, el cual tendrá mayor firmeza para soportar la presión de los órganos hacia abajo.
  • Tonificación del vientre, el cual tendrá mayor capacidad para soportar el peso del bebé.
  • Funciona como terapia de rehabilitación incluso después del parto.
  • Mejor equilibrio para soportar las limitaciones corporales que conlleva un embarazo.
  • Las posturas que realizas apoyando las manos y rodillas en el suelo te ayudarán a descansar por unos momentos la columna y la pelvis.
  • Con el embarazo llegando al final, el método Pilates tendrá la capacidad de hacer que tu bebé se encuentre en la postura ideal para el parto.
  • La mejora en la capacidad pulmonar brindada por el Pilates te permitirá controlar de una mejor manera la respiración durante el parto.

Como practicar Pilates durante el embarazo para principiantes

Si nunca realizaste este método, la gestación puede ser un buen momento. Sin embargo, debes tomar ciertos recaudos.

Lo primero que tienes que hacer es verificar si puedes contraer con firmeza el suelo pélvico. ¿Qué hacer si no los reconozco? Ve a orinar y detén la micción, déjala correr y vuélvela a frenar. Este movimiento es el que debes realizar para reconocer los músculos del suelo pélvico.

Si no logras esto tendrás que acudir a un fisioterapeuta a solucionar el inconveniente.

Lo próximo que tienes que verificar es si puedes contraer los músculos que se encuentran en la zona central del organismo. ¿Cuál es el objetivo? Comprobar si posees un núcleo estable.

Si no sabes cómo hacerlo, realiza el siguiente ejercicio:

  • Coloca tus manos y rodillas en el suelo. Las manos deben estar alineadas con los hombros y las rodillas a la altura de tu cadera. La espalda debe estar recta.
    Inhala profundo y cuando exhales presiona el suelo pélvico como si detuvieras la orina mientras contraes el ombligo. Contrae el ombligo por 10 segundos manteniendo la postura y relaja.

Repite el ejercicio por 10 veces, y si lo realizas con éxito significa que posees un núcleo estable.

Si cumples con los dos recaudos anteriores, estarás en condiciones de realizar el método Pilates para mujeres embarazadas. Como una medida de precaución extra, verifica que tu instructor esté bien entrenado.

En caso que sientas molestias al realizar los ejercicios, es importante que acudas a un médico para verificar que todo está en orden.

Precauciones para Pilates para embarazadas

Cuando realices el estiramiento durante los ejercicios no lo lleves al límite, ya que puedes romper los ligamentos.
Cuando la gestación supere los cuatro meses, no realices posturas en la cual te apoyas encima del estómago o tienes que levantarte con una sola pierna. Si posees un buen instructor, te alertará de esta situación y te hará realizar una postura más segura.