Cómo practicar yoga en casa

Cómo practicar yoga en casa. A pesar de que lo recomendable es acudir a un centro de yoga donde un profesional te asesorará de manera constante, puede que tus actividades diarias te impidan disponer de tiempo para ello. En consecuencia, aquí tendrás una guía para practicar yoga desde tu hogar.

La creación de una rutina de práctica de yoga en el propio hogar te permitirá ahorrar el dinero que necesitas para abonar la cuota mensual del gimnasio o centro de yoga. Además es más sencillo para programar un horario que se ajuste mejor a tus actividades.
Consejos para practicar yoga en casa

Detectar los objetivos que te motivan a ingresar en esta disciplina. Este paso será tu horizonte, el cual te permitirá mantener la motivación durante tus prácticas.
El yoga será tu aliado para lograr avances espirituales, físicos y mentales.

Tienes varias categorías de yoga diferentes, cada una de ellas se ajustan en diferentes propósitos. El “Ashtanga yoga” (para alcanzar una flexibilidad sin precedentes), “Hatha yoga” (para sanar lesiones y contracturas), “Inyegar yoga” (para alcanzar la correcta alineación del cuerpo) y “Jivamukti yoga” (para lograr la paz mental y espiritualidad), son las cuatro ramas principales de esta disciplina.
Determina que es lo que quieres lograr y escoge la categoría adecuada.

Constancia y paciencia. Estas dos palabras son indispensables para acceder a todos los beneficios que ofrece el yoga. Es importante que tengas en cuenta que no necesariamente la postura te saldrá idéntica a la persona que la explica, ya que esto se logra con la práctica. En consecuencia, tu mente tendrá que estar abierta a superarse de manera constante.
Para lograr un estado de relajación profundo, la rutina de yoga debe realizarse en un momento en el cual no haya nadie que cause distracciones y te impida concentrarte. Además debes tomarte el trabajo de desconectar todos los aparatos electrónicos que pueden distraerte, como los ordenadores y móviles.
Tienes que encontrar un hueco de una hora mínima en la cual nadie te interrumpa.

Relacionado con el apartado anterior, debes crear un ambiente en el que predomine la tranquilidad. Corrobora que podrás desplazarte hacia todos los lados sin que algún objeto te interrumpa. En lo posible enciende algunas velas aromáticas e inciensos que te ayuden a crear ese ambiente.
Asimismo, escoge una música relajante, ya que es una gran forma de crear esa atmósfera que buscamos.

Asegúrate que tu rutina consista en un mínimo de cinco a siete horas semanales, separadas en una hora por día. Esta frecuencia es la ideal para sentir cambios positivos en tu organismo y estilo de vida.
Si es la primera vez que vas a practicar yoga, tienes que adquirir DVDs que contengan cursos intensivos sobre esta disciplina. Los mismos te orientarán en tu camino para entrenar el organismo, eliminar grasa y aprender a meditar.
Incrementa tus conocimientos en la disciplina con el transcurso del tiempo. Además de alcanzar un nuevo nivel, es una excelente manera de evitar caer en el aburrimiento por realizar siempre las mismas asanas.
En lo posible utiliza posturas diferentes en cada rutina. Alterna entre jornadas meditativas, relajantes, físicas y terapéuticas. Las variantes que tienes a tu disposición son numerosas.

Asimismo puedes modificar la intensidad de los entrenamientos.

Adquiere una esterilla/alfombra para realizar las diferentes rutinas de yoga.
Anota de forma ordenada las actividades que realizaste en cada jornada, junto a los cambios que notes en tu cuerpo y mente.
Además de ser una correcta forma de registrar tus avances, también podrás conocer aquellas actividades que no funcionaron contigo.

Si no sabes cómo crear esta clase de “diario de yoga”, en internet tienes decenas de tutoriales disponibles.

Guardado en Yoga Etiquetas: